ad
ad
ad
ad

Santiago, 23 de febrero del 2012

Telefonía móvil: el aprendizaje que dejó el 27 F

La catástrofe vivida hace dos años desnudó algunas falencias en las telecomunicaciones y su capacidad para enfrentar eventos de esta naturaleza. Con gran parte del país afectado, la telefonía móvil no respondió con toda la eficiencia que se esperaba, lo que se tradujo en que muchos chilenos y chilenas no pudieran comunicarse en un momento en que hacerlo era imprescindible.

Las empresas recogieron las lecciones de esta emergencia y hoy están mucho mejor preparadas para responder a las necesidades de los usuarios en situaciones críticas como la vivida en 2010. A partir del 27 F, las compañías destinaron tiempo y, sobre todo, recursos para mejorar los servicios. Se han efectuado exhaustivas revisiones de los sistemas y potenciado las redes, entre otras medidas, con el objetivo asegurar la conectividad en todo momento.

Hoy nuestro país cuenta con un equipamiento de primer nivel, a la altura de los países desarrollados en materia de telefonía móvil, para mantener operativos a los más de 22,7 millones de teléfonos celulares que hoy existen.

Entre las múltiples medidas que se adoptaron para fortalecer el servicio ante emergencias, se encuentra la implementación de los macrositios, definidos por la autoridad para mantener las redes básicas en funcionamiento, dotados de mayor y mejor autonomía. Ante eventos como un gran sismo, el país podrá mantenerse siempre conectado. En efecto, hoy Chile posee alrededor de 7.000 antenas que permiten elevados niveles cobertura y servicio.

Otra mejora la hallamos en los servicios de mensajería. Antes del terremoto, los chilenos no habíamos sopesado el valor de los mensajes cortos (SMS) para la comunicación en emergencias. En dos años, las empresas han triplicado la capacidad de sus SMS.

A su vez, la industria asumió el desafío y aumentó la capacidad de respaldo de energía a 48 horas en cada macrositio, medida fundamental para que el servicio telefónico se mantenga operativo ante la supresión forzada del suministro eléctrico.

Todos estos avances han sido acompañados con la preparación de equipos humanos funcionales para comandar las operaciones en situaciones normales y, sobre todo, en catástrofes, en estrecha coordinación con las autoridades.

Como industria de servicios estamos conscientes de que lo más probable es que la naturaleza vuelva a golpear al país en el futuro. Ante ello, las compañías están sin duda más robustas, con lo que los problemas de conectividad se verán acotados. De esta forma, esperamos cumplir el objetivo final y el más importante de todos: que las familias chilenas se mantengan conectadas cada minuto.

Guillermo Pickering De la Fuente
Presidente Ejecutivo
Asociación de Telefonía Móvil

©2015 Atelmo - Asociación de Telefonía Móvil | Carmencita 25, Oficina 82, Las Condes, Santiago, Chile | Teléfono: (562) 2202 83 60 |